Bebé en el vientre materno

Me hace ilusión escribir esta nota que va dirigida a las parejas que ya tienen la intención de asumir el reto más importante de la vida: la concepción, crianza y educación de un ser humano. El hecho de acudir a la consulta de Ginecología  para resolver algunas dudas e iniciar la búsqueda del deseado bebé se vuelve cada vez más frecuente y es lo que llamamos la «Consulta Preconcepcional» aunque también es habitual la pareja que va a consultar porque ya lleva cierto tiempo intentándolo sin éxito. En ambas situaciones suelo transmitir lo que ahora les escribo:

Quedarse embarazada es lo más frecuente, ¡mucha tranquilidad!

Pareja mujer y hombre pensando sobre tener un bebé

Lo primero es iniciar esta búsqueda con la firme convicción de que se logrará. Parejas jóvenes y sanas con vida sexual activa están destinadas a embarazarse.  La preocupación no debe tener lugar si tras los primeros meses de búsqueda no se ha logrado, cada pareja tiene sus propias circunstancias; no obstante, las estadísticas reflejan que pocas parejas completan dos años de intento sin haber logrado su propósito, de modo que… paciencia.

Antes iniciábamos los estudios de posibles causas de infertilidad cuando ya había transcurrido ese tiempo; ahora, por la presión social y, porque en general, las mujeres han retrasado bastante la edad de búsqueda de su primer hijo estos estudios se han adelantado.

¿En qué momento, entonces, iniciar los estudios de fertilidad?

Esto queda a juicio de la pareja y del médico que les atiende, pero en la mayor parte de los casos no hay que hacer pruebas exhaustivas hasta no llevar un mínimo de 6 meses expuestos al embarazo. Esta recomendación, por supuesto, tiene sus variaciones dependiendo de la historia de los dos componentes de la pareja; en general, vamos más de prisa en buscar causas y proponer tratamientos cuando encontramos factores que influyan negativamente en el propósito reproductivo; uno de ellos, quizás el más influyente es la edad materna.

También suele ser habitual que las chicas acudan con su calendario menstrual y con los días probables de ovulación marcados en su calendario para realizar el «coito programado«.

Creo que ésto es un error… no deberíamos programar todo; hay muchas cosas en que todavía deberíamos confiar en la sabiduría de la naturaleza y una de ellas es que, instintivamente, cuando la mujer está en sus días más fértiles tanto ella como su pareja tienen  mayor deseo por los encuentros sexuales; eso siempre ha sido así y todavía no ha cambiado. El «sexo programado» puede ser frustrante y también un generador de estrés innecesario. Sí jóvenes…hay que escuchar un poquito a la naturaleza…si buscan bebé el sexo no debería programarse! Otra cosa es cuando ya se ha iniciado algún tipo de intervención médica; en estos casos sí, con cierta frecuencia se recurre al «coito programado».

Otra recomendación que suelo hacer es no compartir con parientes y amigos la decisión de empezar una búsqueda gestacional.  Creo que ésto debe ser algo íntimo y es mejor compartir la noticia cuando la gestación ya está en camino. Parece que cuando este anhelo o proyecto se comparte y el bebé no aparece rápidamente la presión de amigos y parientes con comentarios jocosos y desalentadores es fuente de estrés para la pareja y donde hay estrés no hay bebés.

Por último, estos dos consejos:

  • Recordar que los ovarios tienen una vida media no muy larga; después de los 35 años ya empiezan a funcionar de manera menos idónea y a veces lograr el embarazo se vuelve muy difícil. Recordar también que tras el embarazo viene la larga crianza y se necesita de mucha energía y que ésta disminuye a medida que los años nos van pasando.
  • Si se está en el proyecto de traer una nueva vida, entonces no se puede olvidar lo perjudicial que son el consumo de tabaco, de alcohol y el alejarse mucho del peso ideal. En general, entre mujeres y hombres que viven de manera saludable lo normal es embarazarse; que no ocurra es la excepción.

Bueno jóvenes, les deseo mucha suerte y les reitero la necesidad de no impacientarse … cada pareja tiene su propio ritmo y la mayoría, finalmente, logra la prolongación de sus genes a través de sus bebés de una manera natural.

Para esa minoría que tiene dificultades hay muchísimos recursos médicos que cada día son más fiables y asequibles.

Salud y amor,

Dra. Miriam Quiñones.

Una idea en “Para los que buscan bebé”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.